La bodega – Vinos singulares del Mediterráneo y el Atlántico

Coca i Fitó es una bodega innovadora, dinámica y creadora de vinos singulares formada por los hermanos Toni y Miquel Coca i Fitó.

Toni Coca i Fitó, gran enólogo catalán, ha dedicado la mayor parte de su vida a la investigación y al conocimiento de la viticultura, a entender la interacción mineral del suelo y la viña, así como a comprender las diferentes variedades de uva y su capacidad de envejecimiento y de interacción entre ellas.

Miquel Coca i Fitó, más preparado para la gastronomía y la belleza de la vida, se ha encargado de hacer los vestidos de estas joyas para que ayuden a transmitir el atractivo que esconden dentro de la botella.

Lo que hemos buscado a través de Coca i Fitó es encontrar la excelencia en la elaboración, y ofrecer y compartir vinos que ilusionen y emocionen; unos vinos con los cuales poder interactuar, que hablen y con los que podamos hablar. Se ha buscado lo que parece tan sencillo como el hecho de abrir una botella de vino, probarlo y que nos haga sonreír.

Coca i Fitó es un proyecto que empezó en 2006 en la DO Montsant. El año 2010, buscando la esencia de la garnacha blanca, se empiezan a elaborar vinos blancos en la DO Terra Alta. Un año más tarde, y por si no teníamos suficiente, junto con unos pequeños viticultores de la DO Empordà empezamos a elaborar vinos en esta zona.

Gracias al hecho de que nuestros vinos tienen una buena acogida en el mercado, nos hemos animado a poner en marcha nuevos proyectos en colaboración con otros maestros del mundo del vino y así poder compartir sabiduría. Los últimos sueños hechos realidad han sido la elaboración de vinos en la DO Ribeira Sacra y la DOQ Priorat.

En la elaboración de nuestros vinos intervienen diversidad de factores, que como resultado final dan unos productos de gran singularidad. Para conseguirlo hay tres elementos principales: la esencia mineral, a través de combinaciones de diferentes suelos; el coupage de variedades, ya que mientras una variedad nos llena la boca de fruta y volumen, la otra nos aporta taninos y frescura; y la crianza, donde un mismo vino puede envejecer en barricas de diferentes robles y tostados, así como en ánforas y depósitos de cemento o de acero inoxidable.

La idea de todo esto es conseguir una columna vertebral, donde la fuerza del vino sea el frescor y la fruta. Las diferentes técnicas de coupage de suelos, variedades y envejecimiento aportan infinidad de matices que nos harán ir más allá, transportándonos  y haciéndonos soñar. En definitiva, nos harán disfrutar de la experiencia.

La mayor parte de la uva es propia, procedente de pequeñas viñas cultivadas de forma integrada y sostenible, pensando en el vino, pero también en el entorno. Al final, todo es paisaje y sentimiento.

Las imágenes que visten las botellas de nuestros vinos son obra del ilustrador Oriol Malet. En cada uno de los diseños se ha buscado transmitir la esencia del vino y describir las sensaciones que este nos aportará, sea por su frescura, estructura, alegría, experiencia sensorial…

Seguramente que los hermanos Coca i Fitó os sorprenderemos pronto con nuevas ideas que nos pasan por la cabeza.

Deseamos de todo corazón que disfrutéis del buen vino.

PDF